LA CUESTIÓN PASTORAL DE LA ERMITA DEL CERRO