El próximo 30 de Agosto, a las 20,30hs  se realizará el pre-estreno nacional de la Obra “EL LAZARILLO DE BROCHERO” de Luis Quiroz, en el Seminario Metropolitano “San Buenaventura” de la Ciudad de Salta, Bartolomé Mitre 892, en versión de teatro semi-montado.

La obra fue escrita por el autor y actor, a partir de la importancia de la canonización San José Gabriel del Rosario Brochero; en el año 2016 por el Santo Padre FRANCISCO.

El Grupo AKILLA, bajo la dirección de Luis Quiroz, la Universidad Católica de Salta , el Seminario Metropolitano “San Buenaventura” de Salta y la Parroquia San Juan Bautista de la Merced, implementaran el  pre-estreno, en forma conjunta.

Esta puesta en escena cuenta con la participación especial de la actriz Lydia Villalba, que junto a Luis Quiroz componen los personajes  centrales de la Historia.

Intervienen en distintos rubros: Fidel Pérez (Producción general y documentales), Fabio Aste (Coach), Benjamin Cruz (Fotografías-video filmes), (Música) Francisco Choc y Federico López, (Voces en Off ) Sole Sosa Quintana, (Vestuario) Ana Fuica (Escenografía) Grupo AKILLA.

Se contó con la colaboración del Museo Histórico del Norte, Teatro Provincial de Salta e Instituto de Música y Danza de Salta.

La personalidad del Santo Cura Brochero

Es importante dar conocer otras  facetas de la rica personalidad del Santo Cura Gaucho en versión teatral, con un espectáculo multimedia, que incluye actuación, danza folclórica, videos ficcionados, documentales, audiovisuales y música original.

La obra transita escenas de la vida del”pastor con olor a ovejas”; recreadas libremente por el autor a partir de una exhaustiva investigación y estudio de sus escritos originales.

En tiempos tan difíciles como los actuales, podemos encontrar luz a tantos dilemas existenciales y contagiarnos de su celo evangélico y su misericordia, que puede ayudarnos a encontrarnos con el otro, para revivir la Paz proclamada por Cristo.

Este  hombre que era normal, frágil, como cualquiera de nosotros, pero que conoció el amor de Jesús a través de los Ejercicios Espirituales Ignacianos, que él promovía y que  se dejó transformar el corazón por la misericordia de Dios, puede invitarnos a escuchar su voz interior y a buscarlo en el prójimo.

Un verdadero apóstol cercano, que supo salir de su egoísmo mezquino con la ayuda de Dios, venciéndose a sí mismo, superando esas fuerzas interiores de las que el mal se vale para encadenarnos a la comodidad.

Brochero escuchó el llamado de Dios y eligió el sacrificio de trabajar por su prójimo en  nuestra Patria, encarnó  el evangelio en Córdoba y parte de nuestro territorio argentino.

Luchó por el bien común que la enorme dignidad de cada persona se merece como hijo de Dios, conquistó también para Dios a personas de mala vida y paisanos difíciles y fue fiel hasta el final: continuaba rezando y celebrando la misa incluso ciego y leproso.

Se empeñó principalmente en el anuncio del Evangelio, siendo un pionero de la evangelización en llevar el mensaje de Cristo a las periferias geográficas, haciéndose pobre entre los pobres y trabajó en la educación del pueblo, se esforzó intensamente para promover el desarrollo del territorio promoviendo la construcción de caminos, diques iglesias, capillas, escuelas rurales, emprendimientos e incluso enfrentando a los poderes de turno y trabajando con ellos.

Luchó siempre por estar bien cerca de Dios y de la gente, hizo y continúa haciendo tanto bien a nuestro pueblo sufrido.

Compartió su amistad y ese coraje apostólico con la Beata Catalina de María Rodríguez, fundadora de las esclavas del Sagrado Corazón; que  llenos de celo misionero,  valentía de corazón compasivo como el de Jesús, los movió a conquistar para Dios a personas fuera del sistema de su época, preocupados por la postergación de los derechos de  la  mujer en tiempos de la Colonia.

La actualidad pastoral del Cura Brochero tiene la actualidad del Evangelio, es un pionero en salir a las periferias existenciales para llevar a todos el amor y la misericordia de Dios.

 No se quedó en el despacho parroquial, salió a buscar a la gente, como un sacerdote callejero de la fe. Esto es lo que Jesús quiere hoy, discípulos misioneros, un Evangelio que camina.

Conocerlo más íntimamente puede invitarnos a todos a imitarlo, a ser como él y poder convertirnos en verdaderos callejeros de la fe.

El Cura Brochero, nos invita hoy a la oración íntima con Dios, al encuentro con Jesús, que nos libera de ataduras para salir a la calle a buscar al hermano, a tocar la carne de Cristo en el que sufre y necesita el amor de Dios.

Solo así podremos disfrutar de la alegría que motivó la vida del Cura Brochero.

Deja una respuesta